La economía-mundo a finales de la Edad Media

Llevamos ya varios lustros luchando contra la llamada globalización por considerarla cuna de grandes desigualdades entre las personas y las naciones pero este problema no es nuevo en absoluto. Al parecer, siempre que se ha producido un intento de globalización, se han incrementado las desigualdades y es que, en economía, cuando se reparte la tarta, siempre se hace a favor de unos pocos con lo cual la mayoría se queda con tan sólo las migajas mientras la minoría se queda con enormes porciones de la misma. Asi lo escribía Jacques Le Goff para los últimos siglos de la Edad Media:

 

“El siglo XV fue también un período de gran apertura de la economía europea. El gran historiador de este período es Fernand Braudel, quien definió para describirla y explicarla la expresión “economía mundo”. La economía-mundo es la construcción de un espacio en el cual tienen lugar cambios económicos regulares dirigidos por una ciudad o una región central, con el establecimiento de relaciones regulares entre Europa del norte, Flandes y el mundo asiático, y los grandes puertos italianos (Génova, Venecia). En el siglo XIV se habría constituido una economía-mundo europea que en el siglo XV tendría por centro Amberes. Esta organización habrá sido, después de la mundialización romana de la Antigüedad, se habría limitado al mundo mediterráneo, la primera gran mundialización moderna. Como todas las mundializaciones, ésta habría enriquecido en conjunto a las ciudades, las regiones, los grupos sociales, y a las familias que participaron en ella. Pero este enriquecimiento habría tenido como corolario al parecer el empobrecimiento de las víctimas de dichos intercambios. Muchas ciudades habrían visto cómo aumentaba la pauperización y la marginación de una parte importante de su población. Fernand Braudel ha subrayado que la mundialización no se limitaba al orden económico, sino que también se encuentra en el orden político y cultural. En política, la economía-mundo tendría como réplica lo que iba a llamarse el “equilibrio europeo”. Había nacido una Europa de globalización de los intercambios económicos, pero con el agravamiento de las desigualdades sociales y políticas.”

[LE GOFF, Jacques: ¿Nació Europa en la Edad Media?, Tr. Mª José Furió Sancho, Crítica (Barcelona, 2011, 1ª ed. 2003), p. 157]

Anuncios