Cómo hemos llegado hasta aquí

Historia magistra vitae et testis temporum – La historia es maestra de la vida y testigo de los tiempos [Cicerón]

Cuando vemos cómo acontece el devenir del ser humano parecería que la cita ciceroniana no tendría ningún valor: ¿Cuándo ha servido la historia como maestra? No, desde luego, en nuestros tiempos cuando vemos día tras día cómo se van reproduciendo los mismos errores del pasado sin que apenas casi nadie se entere de lo que sucedió en el pasado. Pero la culpa de que esto sea así no es de la Historia, la culpa es de su desconocimiento por parte de la inmensa mayoría de las personas y, sobre todo, de los ridículos planes de estudios que apenas ponen énfasis en su conocimiento como, en realidad, sucede con todas las materias humanísticas, aquéllas que hacer meditar al ser humano sobre su presente, su pasado y su futuro. Todas esas materias parecen estar relegadas a ser “marías” enfocándose su estudio como una retahíla de nombres, fechas y determinados acontecimientos que apenas tienen otro valor que el de reforzar la memoria pero no el de meditar sobre lo pasado porque, ¿alguien me quiere decir para qué servía conocerse la lista de los reyes godos que trajo a mal traer a tantas generaciones de estudiantes? Y lo mismo podría decirse de la sucesión de guerras, batallas, tratados y demás zarandajas.

Lo realmente importante es conocer cuál ha sido la evolución del ser humano, la intrahistoria que diría Unamuno, y cómo ha sabido enfrentarse –o no ha sabido que más ha habido de esto- a los distintos problemas que han ido surgiendo claro que, cuando la historia trata los denominados temas sociales o económicos apenas sí dedican un pequeño espacio a la inmensa mayoría de la población, los importantes siguen siendo los reyes, nobles o burgueses pero los campesinos y los trabajadores manuales suelen quedar en un segundo plano al menos hasta llegar a lo que se denomina Edad Contemporánea. En ocasiones porque no existen apenas documentos tanto escritos como materiales que nos digan algo de su vida pero en otros muchos por desinterés. Incluso es más fácil saber la vida de un esclavo en la antigua Grecia donde, a pesar de todo, eran una minoría, que de los labriegos, la gran mayoría de la población.

Naturalmente aquí no voy a resolver esta carencia entre otros motivos por falta de medios para ello y porque mi especialización lo es en historia contemporánea y muy en especial en el siglo XX español no obstante no voy a dedicarme a estos temas en exclusiva sino a todos aquellos que, de una u otra forma, puedan aplicarse al título de este blog, es decir, el conocer las causas que nos han traído hasta el punto en el cual nos encontramos y que nadie piense que la historia antigua nos queda tan lejana, en ella se fueron fraguando los distintos sistemas que los grupos dominantes han utilizado para mantenerse en el poder. Así la propaganda política se conoce desde la época de los primeros mesopotámicos y de los primeros egipcios pues no otra cosa son la “Estela de Naram Sin” o las pirámides… en realidad casi todas las obras de arte responden a este tipo de propaganda.

Espero poder cumplir con las expectativas que me he impuesto y que este blog sirva de ayuda para quienes quieran cambiar nuestro actual sistema por un mundo mejor.

Anuncios